PICK DE LA SEMANA: HARUHI SUZUMIYA NO YUUTSU, UNA JOYA

Mi primer contacto fue gracias a mi amor de secundaria, quien era fan de la serie. He de admitir que en un principio sólo estaba muy enamorado de Haruhi, mi primera waifu en la vida. Incluso recuerdo haberme comprado una playera de ella en una convención, pero desapareció hace unos años y ahora sólo vive en mi memoria. Pero a pesar de todo esto, jamás la ví y fue a inicios de este año que decidí verla de una vez por todas. Esta semana les hablaré sobre uno de los animes más influyentes de los últimos años, “Haruhi Suzumiya no Yuutsu”. Disculpen el retraso de esta semana, lo compensaré con algún especial próximamente.




Haruhi Suzumiya no Yuutsu”, también conocido como “The Melancholy of Haruhi Suzumiya” es una serie de novelas ligeras creadas por Nagaru Tanigawa, que actualmente cuenta con diez volúmenes publicados. Dichas novelas alcanzaron un gran éxito en Japón, que dio pie a la adaptación de dos series de mangas, siendo la segunda la más popular y con veinte volúmenes tankobon publicados hasta la fecha. En 2006 dio a la luz el proyecto del anime, realizado por el extinto estudio Kyoto Animation y dirigido por Tatsuya Ishihara, quien ha estado involucrado en grandes proyectos como “K-On!” (de la cual hablaré próximamente), “Clannad” o “Lucky Star”, dando como resultado dos temporadas de catorce capítulos cada una y una película titulada “Haruhi Suzumiya no Shoshitsu” o “La desaparición de Haruhi Suzumiya”.


La franquicia se volvió todo un fenómeno en Japón y todas las adaptaciones rompieron records de ventas, impresiones o ganaron distintos galardones. Además de impulsar de manera brutal la carrera de Aya Hirano, seiyuu que da voz a la protagonista y participa en todos los openings y endings del anime.


La trama gira alrededor de Haruhi Suzumiya, una chica que está obsesionada con encontrar vida paranormal, fantasmas, aliens, viajeros en el tiempo, etc. Por lo que decide crear un club en su preparatoria llamado Brigada S.O.S junto a Kyon, Mikuru, Nagato y Koizumi. A partir de este momento, las vidas de los cinco cambiarán por completo y desatarán una serie de aventuras como filmar una película, entrar a un torneo de béisbol o hacer una banda. Algo muy curioso es que, a pesar de ser Haruhi la protagonista, todo es narrado desde la perspectiva de Kyon.



La creación de este universo es una de las cosas más aplaudibles que nos ofrece la serie, en donde se nos plantean ciertas bases, las cuales le dan sentido y credibilidad a todo lo que sucede a lo largo de los episodios y que nos permite comprender todo con mayor facilidad, ya que se tratan temas complejos como lo son los dichosos viajes en el tiempo.


Los personajes son más que interesantes desde un inicio, pero conforme avanza la trama, podemos descubrir otras capas que tienen cada uno de ellos y que les brinda un grado de profundidad mayor, permitiendo un desarrollo de personajes muy bien realizando. A pesar de que Koizumi es de quien menos se habla, debido a que el resto de la Brigada se roba toda la atención de los espectadores, nunca se siente abandonado o poco explorado, teniendo incluso un peso bastante considerable en la película. La relación entre ellos también resulta esencial para mantenernos expectantes y es el motor de todos los acontecimientos que se dan tras la creación de la Brigada, destacando las de Kyon con cada uno de los miembros, en especial con Haruhi. De igual manera, el resto de compañeros de la preparatoria que actúan como personajes secundarios, le brindan frescura a las interacciones de los protagonistas. Ryoko Asakura es de lo más destacable y misterioso (y hermoso).




En este apartado es esencial mencionar el diseño de personajes que se basó en los dibujos originales que Noizi Ito realizó para las novelas ligeras, siendo este un sello importantísimo y un gran gancho para captar nuevos seguidores. Todos tienen un estilo único y especial, que también nos habla mucho sobre cómo son, destacando por supuesto a las mujeres que conforman la Brigada S.O.S.


La banda sonora compuesta por Satoru Kousaki es sumamente magistral. Aún tengo en la cabeza la secuencia de inicio del primer episodio y puedo tararear perfectamente la música que acompaña la narración de Kyon. Además mezcla piezas de música clásica de compositores famosos como Maurive Ravel o Gustave Mahler.



El opening interpretado por la propia Aya Hirano, “Boken Desho Desho?” es también muy popular en todo el mundo y cuyo apartado visual no se queda atrás, brindándonos muchos guiños a muchas teorías matemáticas. El ending, “Hare Hare Yukai” es interpretado por Aya Hirano, Minori Chihara y Yuko Goto, las seiyuus de Haruhi, Nagato y Mikuru respectivamente, acompañado de una coreografía muy graciosa; siendo, probablemente, el ending más parodiado y homenajeado del anime contemporáneo. Mención destacada para la secuencia de “God Knows”, de las mejores canciones en la historia de la animación japonesa.


La película no se queda atrás y a pesar de sus casi tres horas de duración, es una verdadera experiencia cinematográfica. Existe esa intriga, misterio y comedia que caracteriza a “Haruhi Suzumiya”. Teniendo uno de los mejores finales que he visto en mi vida, dándole un trasfondo importantísimo a todos los miembros de la Brigada y que sirve como un excelso cierre al anime.



“Haruhi Suzumiya no Yuutsu” es, sin lugar a dudas, una de las mejores obras de anime que se han creado, sin mencionar el gran impacto cultural que ha tenido en el país nipón y en occidente. Contando con infinidad de merchandising, parodias, referencias y hasta covers de sus canciones, volviéndose todo un ícono pop. Estoy seguro de que todos hemos visto a Haruhi con su traje de conejita más de una vez, aunque no sepamos quién es.


La Brigada S.O.S ha sido la culpable de infinidad de risas, intrigas y llanto en mi, es una serie a la cual le tengo mucho cariño y que recomiendo desde lo más profundo de mi corazón.



298 vistas0 comentarios
  • YouTube - Círculo Negro
  • Negro del icono de YouTube
  • Instagram - Negro Círculo

® 2020 FanimeR © 2020 Just Real Todos los derechos reservados. Todos los materiales en este sitio tienen derechos de autor y no se pueden usar de manera comercial.