PICK DE LA SEMANA: COWBOY BEBOP, LAS CICATRICES DE NUESTRO PASADO

Por mucho tiempo estuve pensando cuándo sería oportuno hablar de una de mis series favoritas en la historia, no sólo hablando de anime. Tenía la intención de hacerlo desde un inicio, pero quería que la sección del Pick de la semana tomara un poco más de forma y se asentara bien en Fanimer. Considero que después de dos meses y habiendo publicado ya nueve notas, es momento de darle su lugar a la legendaria “Cowboy Bebop”.




La historia nos cuenta las aventuras de Spike y Jet, dos cazarrecompensas en el año 2071, quienes tienen su propia nave, el Bebop y a quienes se les unen tres tripulantes nuevos al pasar de los episodios, Faye, Ed y su perro Ein.


por Hajime Yatate, un pseudónimo utilizado por varios miembros del estudio Sunrise y a quien se le acredita la creación de múltiples series como “Tiger & Bunny”, “Vision of Escaflowne” y todas las versiones de “Gundam”. Dirigida por el grandísimo Shinichiro Watanabe (“Samurai Champloo”) y en colaboración con Bandai Visual, se estrena en abril de 1998 el proyecto con veintiséis episodios de duración.


En él encontramos una mezcla muy extraña e interesante. Se nos muestra un western espacial, con tintes de cine negro, de ciencia ficción y jazz, mucho jazz. Podemos presenciar una gran cantidad de referencias a películas o a otros animes y todo esto lo logra creando su propio estilo. Es única en su especie y estoy seguro de que jamás volverá a existir algo igual. Los episodios pueden ser extremadamente diferentes entre uno y otro, los temas que se tratan pueden ser muy distintos o la manera de realizarlos, sin embargo, este estilo permanece y le brinda la homogeneidad que se necesita. Es imposible no identificar que lo que estamos viendo es “Cowboy Bebop”.


Como parte de este gran estilo nos encontramos con diseño de personajes hecho por Toshihiro Kawamoto, brindándole a cada uno de ellos un rasgo único y distintivo, que les brinda una personalidad genial, incluso hablando de personajes episódicos. Spike es tremendamente badass.




Por otro lado tenemos la narrativa y la puesta en escena, bastante particular y que lo distingue de otros animes al dejar a un lado mucho del lenguaje que se utiliza normalmente en las animaciones japonesas. Con largos silencios cuyo papel es mucho más importante de lo que pareciera en un inicio, planos muy abiertos o estáticos, similares a los que hemos visto en “Neon Genesis Evangelion”.


Y la música no se queda atrás, como parte de esta distinción al anime convencional, podemos escuchar múltiples piezas de jazz que rara vez se repiten. La composición musical estuvo a cargo de Yoko Kanno, una de las músicas más importantes en la industria del anime y que ha participado en proyectos muy importantes como “Sakura Card Captor”, “Macross” o en la película de la que hablé semanas atrás, “Mindgame”. En ella podemos encontrar una soledad y una nostalgia magistral, que una vez más nos sumerge en todo este universo en el que se desarrolla todo. Pueden explorar un poco más sobre la banda sonora en el video del youtuber español Jaime Altozano, quien lo analiza de una manera muy interesante.


Lo que más disfruté de este anime es la atemporalidad, cómo se juega constantemente entre el pasado y el futuro. Por un lado tenemos las naves espaciales y la vida en otros planetas, pero con elementos que nos recuerdan también al pasado, hay vaqueros y chamanes. Este es un futuro que no solemos ver en la ficción, en donde se respira la nostalgia y nos encontramos con situaciones de precariedad y abandono. Parecieran estar atrapados en el tiempo.



El tiempo también sirve como el motor para cada uno de los personajes, quienes son víctimas de su pasado, y que han llegado a una zona de confort, porque podrían hacer algo al respecto, pero simplemente deciden no hacerlo, o tal vez no han podido hacerlo.


Esta obra es la confrontación constante entre el pasado y el presente. Nos habla de las oportunidades que tenemos para no permitir que aquellas cicatrices nos aten; son parte de nosotros, pero no deberían volverse una prisión. Al final, nosotros somos los únicos capaces de decidir qué haremos al respecto.


Con mucho estilo, originalidad y calidad, “Cowboy Bebop” se ha ganado su lugar con justo merecimiento entre las mejores animaciones japonesas de la historia y que con más de veinte años de existencia, continúa marcando a las nuevas generaciones. En mi opinión, es una de las mejores maneras de acercarse a la cultura del anime si es que no lo han hecho. Una obra maestra que permanecerá por siempre en mi corazón.



Pueden encontrar todos los episodios doblados al español, un gran trabajo que vale la pena ver.

161 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo