MARY Y LA FLOR DE LA HECHICERA: El inicio de Studio Ponoc

A muchos fanáticos del cine de animación japonesa se les rompió el corazón cuando Studio Ghibli anunció que cerrarían su departamento de producción, pues con esta acción (se pensó) finalizaba la historia de una de las casas productoras que, para muchos, produjo películas que marcaron nuestra infancia. Sin embargo, además de que Studio Ghibli tenía un as bajo la manga con el cual reconstruyeron los sueños de los fanáticos (la apertura de Ghibli Park), no contaron que el legado de las producciones de Hayao Miyazaki continuaría aun después de haber “cesado” las actividades de animación.


Si alguna vez has visto una película de Studio Ghibli, por ejemplo: La Princesa Mononoke (1997), Los Viajes de Chihiro (2001) o El Increíble Castillo Vagabundo (2004), por mencionar algunas, entonces estás familiarizado con el característico estilo de animación de esta casa productora, y lo más probable, es que puedas reconocerlo en donde sea, incluyendo en películas producidas recientemente, lo que nos lleva al siguiente punto.


Mary y la Flor de la Hechicera (2017) es una película producida por Studio Ponoc, que trata de una pequeña niña en una adorable viña campirana que, siguiendo a un par de misteriosos gatos (uno blanco y uno negro), termina en el centro de una lucha de dominio y control sobre una peculiar flor que crece en lo más profundo del bosque que rodea su comunidad.


Ahora bien, si alguna vez has visto alguna producción de esta casa productora (Studio Ponoc), te habrás dado cuenta de que el estilo de animación, el tipo de historias, el diseño de personajes, y hasta el diseño del logo del estudio, es muy similar (casi idéntico) al del Studio Ghibli, y esto se debe a una sencilla razón: el equipo ejecutivo, productores y animadores principales de Ponoc son los antiguos colaboradores de Studio Ghibli.


Mary y la Flor de la Hechicera (2017), además de ser una hermosa pieza cinematográfica y una muy buena adaptación de la novela ‘The Little Broomstick’, escrita por la autora británica Mary Stewart, fue el largometraje que no solo marcó el inicio de una nueva y prometedora casa productora, sino que además representó la continuación de la carrera del equipo de producción y animación de Studio Ghibli, el cual, evidentemente, se quedó con ganas de seguir adelante con nuevos proyectos.


Con Yoshiaki Nishimura como productor, y Hiromasa Yonebayashi como director y guionista, Mary y la Flor de la Hechicera (2017) nos regala una historia llena de magia, diversión, locura y aventura, que nos recuerda el hecho de que, aunque podamos utilizar los recursos naturales para nuestro beneficio, esto no quiere decir que tenemos el derecho de explotarlos hasta su extinción ni de perjudicar a los demás en aras de conseguir el dominio total sobre ellos.


Actualmente, puedes encontrar esta película en plataformas como HBO Max, Apple TV, Claro Video, YouTube, y demás lugares otakus de internet (ya tu sabe’ cuáles).


Si ya viste la película, asegúrate de compartirla con tus compas y presúmeles la joyita que es este largometraje. Pero si aún no has visto esta película, y eres fanático de las películas de Studio Ghibli y de Hayao Miyasaki, es mil por ciento recomendable que la veas, solo que es preciso avisarte, que posible esta película despierte en ti cierto sentimiento de familiaridad y, tal vez, hasta felicidad, de volver a ver este tipo de animación en la pantalla.

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo