PICK DE LA SEMANA: BLACK ROCK SHOOTER (OVA Y TV) NO HAY NECESIDAD DE COMPARAR

Esta obra llegó a mis manos hace diez años, cuanto yo recién me sumergía en el mundo del anime. Siempre me gustó, pero no fue hasta los once o doce años que empecé a ir a convenciones o buscar series que no estuvieran en Youtube. Hatsune Miku fue mi primer crush en serio del anime, aún conservo un peluche, una figura y un monedero de ella. Tenía unos amigos más grandes que yo con los que jugaba “Pokémon” o “Yu Gi Oh!”, uno de ellos fue quien me contó sobre la OVA de “Black Rock Shooter” que acababa de salir y me lo pasó en una memoria USB. Yo estaba muy emocionado, porque la protagonista se parecía mucho a Miku, pero cuando lo ví me confundí un poco, para ser sincero. Me gustó mucho y visualmente me fascinó, pero hubo cosas que no terminé de unir, por lo que no pude disfrutarla como me hubiera gustado. Los años pasaron y me dí cuenta que merecía volver a verla. Fue ahí cuando me enteré que ahora contaba un anime también y decidí ver ambas cosas, por lo que en el Pick de esta semana hablaré tanto del anime como de la OVA.


Los orígenes de la historia son algo bastante peculiar a mi parecer. Hace algunos años, un ilustrador conocido como Huke subió a su perfil un dibujo titulado “Black Rock Shooter”, el cual llegó hasta las manos de Ryo, líder de la banda supercell, quien compuso una canción inspirada en el personaje. Para la canción se utilizó el software de Hatsune Miku, quien sería la intérprete y Huke sería el encargado de las ilustraciones que aparecerían en el video. El videoclip se estrenó el 13 de julio de 2008 y cuenta actualmente con más de siete millones de reproducciones en Niconico.


Hatsune Miku es un personaje ficticio lanzado en 2007 como una versión de Vocaloid, un programa de sintetizador de voz que te permite realizar canciones. Fue desarrollado por Yamaha y salió al mercado en 2003, pero que no fue realmente conocido hasta la aparición de Miku, la Vocaloid más popular hasta la fecha. Hatsune Miku ha sido inspiración para videojuegos, canciones, un sinfín de figuras de colección y todo el merchandising que alguien se pueda imaginar, llegando a tener incluso conciertos en vivo, en donde ella es proyectada como un holograma (algo similar a lo que ha hecho la banda Gorillaz).



La canción de supercell y Miku inspiró una OVA (en donde la misma sería el opening), producida por Yutaka Yamamoto, quien anteriormente trabajó en proyectos como “Haruhi Suzumiya no Yuutsu” o “Lucky Star” y animado por su propio estudio, Ordet. La OVA contó con la dirección de Shinobu Yoshioka y escrito por él mismo junto a Nagaru Tanigawa, creador de las novelas ligeras de Haruhi Suzumiya. La OVA de cincuenta minutos fue repartida en 2010 como DVD en diferentes revistas japonesas y a finales de ese mismo año también fue lanzada la versión comercial en DVD y Blu Ray.

“Black Rock Shooter (OVA)” nos retrata a Mato Kuroi y Yomi Takanashi, dos chicas que se vuelven grandes amigas al volverse compañeras en su primer año de secundaria. Construyen una poderosa amistad, que se ve afectada en el segundo año, cuando son puestas en grupos diferentes y Mato conoce a Yuu, otra chica del club de baloncesto. A la par de esta historia vemos en otro mundo la batalla a muerte entre Black Rock Shooter y Dead Master.



La OVA es realmente impresionante. No muestra una fuerte amistad entre las dos protagonistas que nos permite empatizar con ellas a la perfección y ser víctimas de la fractura que sucede tiempo después. Se crea un universo alrededor de ellas muy interesante, sin olvidar al otro mundo que también se vuelve más que atractivo para nosotros y que al mismo tiempo nos hace resonancia al mundo de las brujas que “Madoka Magica” nos mostraría un año después, al menos desde lo visual.


El diseño de personajes realizado por Yuusuke Matsuo también me parece asombroso, tanto el de los humanos como el de Black Rock Shooter o Dead Master y la animación nos permite adentrarnos en batallas épicas y muy disfrutables. La combinación del blanco y negro con colores muy intensos como el verde o el azul me resultó agradable e innovador.


Todo el subtexto de la historia es bastante interesante y le da un toque muy especial, además nos regala un final que difícilmente olvidaremos. Sin embargo, en donde radica el problema para mi gusto es aquí mismo, porque esta se siente como la primera parte de una historia mucho más extensa que jamás sucedió. La introducción en algunas secuencias de Strength o la batalla inicial con Black Gold Saw nos hace sentir que hay más por contar, pero desafortunadamente no se hicieron más OVAs que pudieran enriquecer este universo.


Con cincuenta minutos que se pasan volando, “Black Rock Shooter (OVA)” nos presenta personajes muy bien desarrollados, dos protagonistas carismáticas e interesantes y un universo inmenso por explorar. Una historia de drama, ciencia ficción y fantasía que conecta muy fácilmente con el espectador, que considero es una buena manera de introducirte al mundo del anime si no eres muy conocedor y una obra obligada para cualquier amante de la animación japonesa.



Dos años después se transmitió en FUJI TV la versión anime de “Black Rock Shooter (TV)” que, para decepción de muchos, fue una reinterpretación del mundo que se planteó en la OVA y no una extensión de la misma historia. Aquí Yuu y Mato son mejores amigas desde pequeñas y se introducen personajes nuevos como Kagari, que a su vez es mejor amiga de la infancia de Yomi, y la consejera estudiantil Saya Irino.


A pesar de que las personalidades de los personajes no se ven modificadas de las que vimos anteriormente (a excepción de Yomi), la manera en que se relacionan las protagonistas sí es diferente. A mí me parece una propuesta interesante el no continuar en la misma línea que su predecesora y creo que en gran parte hay gran cantidad de disgustos por la constante comparación entre la OVA y el anime. Para mí son universos distintos que nos proponen temas diferentes con los mismos personajes, lo cual me parece sumamente interesante. Aunque entiendo perfectamente que haya personas a las que esta idea no les haya agradado en absoluto.



El universo del anime nos lleva a temas como la dependencia emocional, el duelo y el dolor, haciendo un gran hincapié en este último. Las niñas van madurando a lo largo de la historia y comienzan a darse cuenta de que la vida no es tal y como ellas creían. Se ven enfrentadas con ellas mismas y con obstáculos que les va poniendo la vida y nos lleva a una idea central importantísima: para que haya blanco, también debe haber negro. Los golpes son parte de crecer y si estos no nos dolieran, no seríamos las personas que somos ahora, no seríamos capaces de crecer y de aprender. Lastimar a otras personas, a pesar de ser horrible, es inevitable, pero nuestras amistades siempre estarán ahí para apoyarnos cuando lo necesitemos.


El anime fue dirigido también por Yoshioka, pero ahora escrito por Mari Okada. El diseño de personajes no cambió mucho con respecto al ofrecido anteriormente, pero esta vez fue hecho por Yusuke Yoshigaki.


Respecto a la animación, también creo que han acertado. El mostrarnos las batallas que ocurren en el otro mundo con animación 3D es muy interesante y está muy bien trabajado para la época (no olvidemos que tiene casi diez años). En el mundo real también existe una animación fluída y bien manejada.


“Black Rock Shooter” de supercell y Hatsune Miku vuelve a ser el opening de esta versión y no hay mucho qué decir, la canción es magnífica. En lo particular, no soy fan del ending “Bokura no Ashiato” que también es interpretado por supercell.



Las carencias que yo encuentro de esta se encuentran sobre todo en el desarrollo de personajes, ya que la relación de Yomi y Mato no se siente tan fuerte y en ocasiones es poco creíble que se quieran tanto, además de otros momentos que no menciono para evitar spoilers. Sin embargo hay otros detalles que disfruté, como la inclusión de un cuento infantil sobre el ave de muchos colores o las pulseras de colores. Kagari se lleva por mucho el premio al personaje mejor diseñado, su estilo y el de su contraparte Chariot son increíbles. Todo el diseño del otro mundo también me gusta, la paleta de colores que podemos experimentar ahí nos mete en este universo surreal y la experiencia de ver pelear a Black Rock Shooter, Dead Master y los demás personajes es algo que todos necesitamos en nuestra vida.


No creo que “Black Rock Shooter (TV)” sea el mejor anime que encontrarán en sus vidas, pero realmente la pasé bien viéndolo. Los ocho episodios de los que consta también la vuelven muy accesible. Es en los temas donde encuentro grandes aportaciones, además tiene grandes aciertos (aunque muchos no quieran admitirlo) que la vuelven interesante, misteriosa y muy entretenida.



195 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo