Banner Siu - Kawaii.png

PICK DE LA SEMANA: ANGEL BEATS, ¿POR QUÉ VIVIMOS?

La serie de la que hablaré hoy la ví este mismo año en un solo día. Había tenido contacto con ella en la época en la que me involucré con el fandub, pero la realidad es que la había olvidado por completo. Buscaba algo interesante para ver en Netflix y me encontré por ella por ahí, el diseño de personajes fue lo que llamó más mi atención, así que decidí darle una oportunidad.


“Angel Beats” nos cuenta la historia de Otonashi, un joven que aparece afuera de una escuela y presencia una pelea entre Yuri y una chica llamada Tenshi (o Ángel). Yuri le cuenta a Otonashi que ha muerto y que en ese lugar sólo van las almas que no han podido descansar (una especie de limbo). Otonashi decide unirse a Yuri en el Shinda Sekai Sensen (SSS), una especie de brigada en la que un grupo de personas intentan rebelarse ante la autoridad, ya que Tenshi es la presidenta estudiantil. En este mundo existen muy pocas personas reales, como Yuri, Otonashi y los demás miembros del SSS; pero la mayoría de las personas que habitan en la escuela son NPC, personajes que actúan como parte de un videojuego. A lo largo de la historia vamos conociendo en profundidad a la mayoría de los miembros del SSS, lo que nos permite descubrir porqué motivo se encuentran en ese lugar, qué es lo que no pudieron realizar en vida. Otonashi cumple un papel fundamental y es un parteaguas en la vida de todos.


“Angel Beats” es una obra creada por Jun Maeda, quien se encargó del guión y también de la banda sonora, el diseño de personajes realizado por Na-Ga. Ambos pertenecen a Key, una empresa encargada de desarrollar “novelas visuales”. Las novelas visuales son un género de videojuegos muy popular en Japón, en el cual se cuenta una historia muy similar a una novela, en donde nuestro protagonista interactúa con otros personajes, casi siempre ilustrados al puro estilo anime y que suele tener finales diferentes de acuerdo a lo que hayamos hecho durante el juego. Key ha desarrollado juegos importantes como “CLANNAD”, “Air” o “Kanon”, cuya adaptación al anime se dio gracias al gran éxito que tuvieron los videojuegos. “Angel Beats” tuvo una adaptación a novela visual unos años después de haber finalizado el anime.



Todo el apartado visual está trabajado de una manera fenomenal, todo se complementa, desde el diseño de personajes hasta la animación perfectamente cuidada, que corre a cargo del estudio P.A Works, quien se ha hecho cargo de otros proyectos importantes como “Another”. “Angel Beats” nos regala momentos más que destacables en lo que se refiere a lo visual y destacando las escenas de acción, en donde todo se siente muy fluído y agradable.


La banda sonora tampoco se queda atrás, acompañando de manera muy agradable cuando se le requiere en la historia y potenciando las emociones. Teniendo canciones muy destacadas también, como el opening “My Soul, Your Beats”, la canción de Iwasawa, “My Song” y evidentemente con la que todo termina, “Ichiban no Takaramono” (ahora no puedo escucharla sin llorar).


Pero no es sólo por esto que disfruté de este anime. El tema me pegó fuerte en el corazón. ¿De qué nos arrepentimos? ¿Qué tenemos pendiente? Es esto lo que me dejó pensando mientras la veía y también unos días después de haberla terminado. Aquí se nos retratan varios escenarios, algunos ya muy vistos, como la típica historia de amor, pero existen otros que me parecieron bastante frescos y conmovedores. Es aquí donde considero está el punto más fuerte, pero al mismo tiempo en donde más flaquea “Angel Beats”. El desarrollo de personajes puede ser muy bueno en algunos casos, pero existen otros que quedan olvidados o que son llevados con mucha prisa, debido a la duración del anime, que consta de trece episodios. Es sencillo conectar con aquellos que se exploran, podemos comprenderlos mucho mejor, aunque quizás no pensemos igual que ellos. Lástima que haya otros a los cuales no pudimos conocer tanto como quisiéramos.


Un punto del que he leído bastantes comentarios negativos es la comedia que se nos presenta, porque sí, a pesar de todo lo que he contado, este anime es una comedia. A mí me parece muy graciosa la mayoría del tiempo. Representa un desahogo para la tensión muy necesario, aunque sí creo que se les pasa la mano algunas veces. No considero que sea algo malo ni verdaderamente excesivo, pero para quienes no están tan familiarizados con el humor que suele manejarse en el anime en general, quizás pueda ser algo extraño.


Para mí esta serie es magnífica. Quiero mucho a todos los personajes y lo único que deseaba es que pudieran soltar aquello que los ataba al limbo, que pudieran ser felices. Es aquí donde recae el peso más grande de la obra y por la cual yo la recomiendo, sin olvidar estas preguntas que te invaden en el transcurso de los trece capítulos y que no pude evitar identificarme con más de un personaje o situación, lo cual hizo más grande el impacto que tuvo en mí. Además de un final que vale por completo la pena, conmovedor y hermoso.


“¡Vive!” es lo que me dice, es lo que quiero hacer después de verla. Aún existen muchas cosas por hacer y tenemos tiempo para hacerlas, ¿Por qué no aprovecharlo?



“Angel Beats” está disponible en Netflix, cuenta con trece episodios y otros tres OVA que complementan la historia, pero que no se encuentran en la plataforma.

202 visualizaciones0 comentarios
Banner Siu - Kawaii.png