PICK DE LA SEMANA: THE TATAMI GALAXY, EL PODER DE DECIDIR

Hace un par de meses que ví la película “Mind Game” y que decidí escribir sobre ella en esta sección me encontré con la figura de Masaaki Yuasa, director de la cinta, y pude averiguar acerca de otros proyectos de su autoría que llamaron bastante mi atención, pero debido a pendientes que tenía y a que quería explorar a otros autores en el Pick, no me había dado a la tarea de verlos. Fue hasta esta semana que me dí la oportunidad de ver “The Tatami Galaxy” e inmediatamente supe que tenía que hablar sobre ella.



“The Tatami Galaxy” es una novela escrita por Tomihiko Morimi publicada en el año 2004, que nos cuenta la historia de un estudiante del cual desconocemos su nombre que estudia en una universidad de Kioto. Cada capítulo del libro se centra en un universo diferente en el cuál el protagonista ingresa a un club de su escuela con la esperanza de tener unos años universitarios de “color de rosa”. En cada una de estos universos existen los mismos personajes que lo rodean, siendo Ozu, su mejor amigo, y Akashi, como su interés amoroso, los más importantes.


Debido al gran éxito de la novela, en 2010 se estreno en Fuji TV una adaptación animada que estuvo en manos del estudio Mad House y del ya mencionado Masaaki Yuasa en la dirección. Con once episodios, dicha serie nos relata esta misma historia, pero acompañada de un apartado visual sumamente llamativo e interesante.


La parte visual de los personajes estuvo a cargo de Yusuke Nakamura, uno de los ilustradores más populares de Japón, quien fue el encargado de los dibujos para la portada de la novela original y también fue el diseñador de personajes para la adaptación al anime. Dichos diseños tienen una clara inspiración en la ilustración tradicional japonesa, con los personajes en blanco y con pocos trazos muy estilizados. Sin embargo, el estilo visual de Yuasa que ya vimos en “Mind Game” se mantiene bastante presente, usando colores muy intensos, planos poco utilizados en el anime y distintos tipos de animaciones, incluso utilizando fotografías y videos reales en los últimos episodios.



Todo este departamento, sumado a la increíble narrativa que se desarrolla a lo largo de la serie nos regala una obra nunca antes vista en el anime en todos los aspectos. Teniendo un lenguaje y desarrollo dramático propio y con mucha personalidad, como toda la filmografía del director. Cada episodio es toda una aventura para el espectador y para los personajes.


Es aquí donde llegamos a mi parte preferida, los personajes y cómo estos se desarrollan a lo largo de la trama, siendo esta una obra recuentos de la vida, pero que decide no limitarse a lo sencillo y nos ofrece otra perspectiva de la misma. Es una obra que nos invita a dejar de preocuparnos tanto por todas las posibilidades, a quitarnos las expectativas de las cosas y que lo vemos constantemente en el protagonista, quien a pesar de no tener un nombre como tal, ya que todo está narrado desde su perspectiva, es conocido también como “Watashi” o sea, “yo” en japonés, siendo esta una clara invitación a ponernos en sus zapatos o que es probable que ya lo hayamos estado. Watashi se imagina una vida increíble, se pone estándares altísimos y cuando las cosas no marchan justo como él las imaginó, comienza a desilusionarse en lugar de intentar vivirlo.


Esta idea se refuerza constantemente en cada episodio y tiene su remate con un final sumamente poderoso. “The Tatami Galaxy” nos muestra cómo tenemos la capacidad de tomar decisiones, que las circunstancias que nos rodean son importantes, pero siempre podemos hacer algo por lo que queremos, siempre tenemos oportunidades que se mecen frente a nosotros y podemos tomarlas o dejarlas ir. No quiero que esto se confunda con la meritocracia ni mucho menos, sólo digo que a veces nos lamentamos por la vida que tenemos, cuando hemos decidido no tomar otros rumbos.



Otro tema que se encuentra muy presente durante toda la obra es el que nos muestra todas las facetas que una persona puede tener. Cada uno de los universos nos muestra una capa diferente de cada uno de los personajes y la serie nos permite profundizar en ellos, incluso con detalles mínimos o dándoles subtramas que podrían parecer intrascendentes, pero que al final todo es parte de una homogeneidad, es parte del darnos cuenta que una persona es mucho más que lo vemos a simple vista. Las cosas no son sólo blanco y negro.


La única complicación que tuve para ver esta serie fue mi incapacidad de seguir los subtítulos durante las narraciones del protagonista. Hablaba demasiado rápido y no terminaba de leer algunas de las oraciones, pero poco a poco mi vista se fue acostumbrando al ritmo. Lo menciono porque probablemente les pueda pasar lo mismo, pero no se desanimen. Quizás un doblaje de esta serie nos habría caído muy bien.



Después de haber visto “The Tatami Galaxy” confirmo que Masaaki Yuasa es un gran artista y que pocas veces había disfrutado tanto un anime como este, es único. Sus personajes, su música, su historia, sus imágenes, todo, absolutamente todo tiene un lugar en el universo narrativo de la historia y para mí fue una gran bocanada de aire fresco en una industria que no suele darle mucho espacio a obras de este estilo, al menos no comercialmente. Se sale de la epicidad de batallas, villanos y protagonistas súperpoderosos. Aquí somos nosotros enfrentándonos a la vida cotidiana, a los problemas cotidianos, a los amigos y a lo bello que puede ser comer un simple ramen (o tacos) en un puesto callejero.


“The Tatami Galaxy” nos invita a vivir, a equivocarnos y aprender de nuestros errores, porque siempre tendremos esa opción, a que vivamos cada día como si no hubiera otro.



71 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo