top of page
Manga gratis DIOSES

MANGA GRATUITO

PROXIMAMENTE EN CINES
Manga gratis DIOSES

MANGA GRATUITO

DONGHUA 100: UN DOCUMENTAL SOBRE LOS 100 AÑOS DE ANIMACIÓN CHINA

El centenario de la animación china sigue celebrándose en China, en particular a través de un documental en 5 partes titulado "Dongua 100".



La animación china, conocida como "donghua", tiene ya más de 100 años, y los cumple desde 2022. Este aniversario, que recibe poca cobertura mediática en el extranjero, toma como referencia la primera producción china conocida, un anuncio animado producido por Wan Laiming en 1922 para la máquina de escribir Shu Zhendong.


Aunque la animación china está aún lejos de tener una presencia importante en las pantallas occidentales (ya sea en cines o en home entertainment), sin duda habrás notado la reciente eclosión (en volumen y calidad) de producciones locales.



Desde hace menos de 10 años, la popularidad de estas producciones ha crecido exponencialmente en China, gracias sobre todo a ciertas obras que han puesto al día cuentos y leyendas populares locales, como el enorme éxito de la película Monkey King: Hero Is Back en 2015, del director de Deep Sea, y sobre todo, gracias a un actor que ha cambiado las reglas del juego: Bilibili.




Esta plataforma de intercambio de vídeos (fundada en 2010) empezó a invertir en producciones originales en torno a 2015, convirtiéndose en una especie de gran actor equivalente tanto a YouTube como a Netflix, incluyendo incluso la publicación de otro tipo de contenidos, como webcómics.


Y como al principio su comunidad estaba muy centrada en los videojuegos, los cómics (manhuas) y la animación, ya se habían hecho con una audiencia muy valiosa.


Otra cosa que diferencia a Bilibili de los home entertainment occidentales, es que difunden (y a menudo financian) un gran número de proyectos "indie", en diversos formatos, realizados por equipos pequeños, a veces muy jóvenes.


Por ejemplo, en All Saints Street, un webcómic convertido en miniserie de animación (ambos publicados en Bilibili), en las antologías de cortometrajes Capsules y Yao-Chinese Folktales (producidas y difundidas por Bilibili), y en tantos otros proyectos de pequeños equipos, como Fog Hill of Five Elements.


Mientras tanto, fuera de China, vemos muy poco de estas producciones.


Prácticamente nada en el cine, a excepción de algunas películas como "New Gods: Yang Jian" o "White Snake", donde la presencia original de productores extranjeros se pierde con los logotipos enormes occidentales como Warner, o algunos estrenos muy limitados sin doblaje como "The Storm" en los países de habla inglesa.



Después, hay que tener en cuenta que China tiene una población de 1.500 millones de habitantes (el 20% de la población mundial), y que probablemente no necesitan el mercado internacional para pensar, existir y rentabilizar sus producciones. Incluso un público "nicho" en China ya representa un montón de gente.


Así que habrá que ver cómo evoluciona la "exportación" de las producciones de Donghua en el futuro, pero lo que es seguro es que empiezan a surgir dinámicas internacionales, sobre todo con Japón a través de asociaciones globales como Fuji Television y Bilibili, coproducciones como To Be Hero X (entre Bilibili y Aniplex), y alianzas creativas como Taisu Project, Incredible Ant, ciertos proyectos de Wolf Smoke (o, en menor medida, ciertas actividades de Ashley Wood).


Bilibili también está empezando a participar en proyectos no chinos, como The Girl Downstairs (una serie surcoreana).



También es una oportunidad para destacar algunas otras antiguas alianzas o inversiones, como el estudio de DreamWorks en China (Pearl Studio, antes Oriental DreamWorks, fundado en 2012), o las películas de Rock Dog (con Mandoo Pictures por parte china y Reel FX por parte estadounidense). Aunque estos viejos ejemplos también se debían al hecho de que China había sido durante mucho tiempo subcontratista en muchas series de animación extranjeras, mucho antes de que los donghuas empezaran a encontrar su marca y su público.



En cuanto al público internacional, aunque la comunidad de aficionados a los donghuas también está creciendo, a pesar de la escasa oferta en el extranjero, el conocimiento de lo que se hace en China también está, limitado por la naturaleza muy específica de la web china.


Allí, las cosas no suceden en Facebook / Instagram / Twitter / Youtube, etc., sino en Bilibili, Weibo, Wechat, etc. Es un tipo de Internet muy diferente, con sitios y plataformas que a veces tienen un acceso limitado y cerrado al registro desde el extranjero. Así que hay que ser bastante ingenioso para encontrar información.


Y si Bilibili tiene presencia en Youtube y en las redes occidentales, está claramente por debajo de su presencia e importancia en China. En general, y sin duda por las razones antes expuestas, la mayoría de los productores y difusores chinos ni siquiera se molestan en poner trailers de sus producciones en Youtube, ni siquiera cuando se trata de cosas que podrían tener una repercusión mundial. Como, por ejemplo, el reciente vídeo del Año Nuevo chino de Bilibili & Pokémon Company, colgado el 2 de febrero en la red china, y sólo una semana después oficialmente en Youtube.



En cuanto al estilo, hay que admitir que muchas de las producciones chinas actuales están fuertemente influenciadas por la animación japonesa (como ocurre con muchas otras producciones en otros lugares), si bien hay que señalar que algunas obras consiguen evidentemente desarrollar un estilo propio.


Es el caso, por ejemplo, del estilo de animación 2D del estudio HMCH (Legend of Hei, All Saints Street), con un buen número de producciones que toman prestado del arte pictórico (y en particular de la tinta china), ya sea en 2D o en 3D (como la alucinante propuesta visual de Deep Sea, o el proyecto indie You Ming Zhi ), y de manera más general en cuanto al tono, un cierto humor chino a veces pesado/absurdo pero generoso que trae buenos recuerdos (en particular de las películas de Hong Kong).



Y además de los cuentos y leyendas, los artistas se inspiran evidentemente en muchas otras tradiciones populares (como en la película El león no es como lo pintan - I am What I am) que componen el folclore chino, sin olvidar las artes marciales y otros combates, siempre bien coreografiados, por supuesto.


También cabe señalar, que muchos animadores chinos trabajan en el anime japonés, y lo han hecho durante una decena de años, sin que los aficionados lo sepan necesariamente, ya que estos artistas utilizan a menudo seudónimos (una práctica muy común en Japón), y eligen seudónimos de estilo japonés. Es el caso, por ejemplo, de Zhou Haosong alias Hiromatsu Shuu visto en Chainsaw Man, Fate/Grand Order... o Chengxi Huang alias Seki Ko visto en Naruto y Boruto.


Como en muchos otros países, no cabe duda de que el impacto de la animación japonesa ha inspirado a una nueva generación de animadores chinos y ha elevado el nivel técnico local.


Por último, otro parámetro que evidentemente ha desempeñado un papel en el desarrollo de la industria donghua en China es el apoyo del gobierno local ("como en cualquier país"). Pero dejaremos esto a un lado, porque si bien todo apoyo gubernamental es también político, en China está además ligado a ciertas opciones más locales y delicadas, vinculadas a la censura, por supuesto.


Este aspecto es complejo, y se desarrolla a diferentes niveles: el departamento de propaganda, la oficina encargada de la información en Internet, la Administración Cinematográfica China que autoriza (o no) los proyectos cinematográficos, etc... Y este intervencionismo local también puede ser muy cambiante, según el año y la temperatura política del momento. Estos cambios también son difíciles de entender desde el exterior, donde los medios de comunicación extranjeros muy rara vez retransmiten lo que ocurre en este ámbito, concretamente en la animación.



Por ejemplo, en 2021, el gobierno chino llevó a cabo una purga de buena parte de los contenidos de animación (chinos y extranjeros) que apenas se mencionaron. La idea del gobierno en aquel momento era, bajo el pretexto de proteger a los menores y ciertos valores, censurar diversas cosas como la violencia, los personajes demasiado afeminados... o las historias demasiado inspiradas en la cultura japonesa, por ejemplo. (¿Han visto la sangre banca en twitter/X? Por ahi va la cosa.)


Fue esta movida del gobierno la que llevó a cambiar el nombre de la serie "Scissor Seven" (originalmente se llamaba "Killer Seven"), y a poner en el punto de mira producciones japonesas como "Ultraman Tiga". El descontento del público chino no se quedó callado ante esta situación, ni el gobierno hizo oídos sordos. Algunas series, inicialmente canceladas, reaparecieron después (a veces rebautizadas y/o censuradas).

Estos vaivenes también son especialmente palpables estos días en otra industria del entretenimiento muy estratégica y económica, la de los videojuegos en China, donde las regulaciones (tanto de contenidos como de tiempo que les dedican los jóvenes) también están sujetas a cambios en función de toda una serie de parámetros (económicos y bursátiles, especialmente en estos tiempos para China).



En resumen, aunque está claro que no es fácil (y no lo ha sido durante mucho tiempo) llevar todo tipo de proyectos creativos a China, tampoco es fácil precisar y resumir el margen de maniobra que tienen actualmente los artistas en China, sobre todo en animación.


En cualquier caso, larga vida a los donghuas. Algunos vídeos promocionales / extractos del documental chino antes mencionado, "Donghua 100" (destinado, a ser emitido en un canal de televisión juvenil chino). En él aparecen multitud de entrevistas, desde veteranos como Su Da (director del Shanghai Animation Film Studio) o los hermanos Liang Dingxiong y Liang Dingbang ("Thru the Moebius Strip"), hasta artistas más contemporáneos (como los autores de "Fei Ren Zai", "Scissor Seven", "Deep Sea", etc).



Fuente: catsuka / BRTV / Bilibili






Comments


PROXIMAMENTE EN CINES
bottom of page