TOKIO PIERDE OTRA SALA DE VIDEOJUEGOS ICÓNICA


Al igual que las máquinas de fax y los buscapersonas (pagers), las salas de videojuegos han logrado aferrarse tenazmente a la existencia en Japón. Pero los buscapersonas son finalmente una cosa del pasado en el país, los días de las máquinas de fax parecen estar contados, y cada paso adelante en la tecnología de los videojuegos caseros empuja a los salones recreativos de Japón mucho más cerca del borde del pozo de la obsolescencia.


El último signo del cambio de los tiempos viene del distrito Ikebukuro de Tokio, donde otra sala de videojuegos emblemática ha anunciado que va a cerrar sus puertas. Esta vez es el Ikebukuro Silk Hat: el sombrero de seda, que se encuentra al final de la calle Sunshine 60 (Sunshine 60-dori), al otro lado de la calle de Tokyu Hands y la entrada al pasaje subterráneo que conduce al complejo comercial y de entretenimiento Sunshine 60.




Silk Hat Ikebukuro es una arcada japonesa a gran escala, con una línea no sólo de videojuegos con joystick y botones, sino también de juegos de grúa, juegos de cartas interactivos, juegos de música/ritmo y cabinas de fotos con pegatinas. La calle Sunshine 60 es una arteria peatonal importante para los que van a la estación de Ikebukuro, casi todas las visitas al barrio implican pasar por la sala de máquinas recreativas, y como Ikebukuro es uno de los principales puntos de reunión de otakus de Tokio, especialmente para los adolescentes y los aficionados al anime, Silk Hat era un lugar popular para dejarse caer y tirar unas monedas intentando ganar un peluche de un personaje de anime o mostrar el poder de tus raras cartas a los jugadores que las reconocerían y apreciarían.


Pero, por desgracia, todo está llegando a su fin. Silk Hat Ikebukuro ha dado la noticia de que cerrará el 11 de enero a través de su cuenta oficial de Twitter.



El anuncio dice:


"Gracias siempre por su Soporte.

Nos disculpamos sinceramente, pero el Silk Hat Ikebukuro cerrará permanentemente el 11 de enero. Todo el personal quiere expresar su más sincero agradecimiento a todos los clientes que nos han apoyado durante tanto tiempo."


Como se ha mencionado en los dos últimos comentarios, la industria de los videojuegos en Japón ha sido golpeada durante la pandemia de coronavirus, pero tampoco le iba muy bien antes de la crisis sanitaria, ya que las consolas domésticas de altas prestaciones y los PC con juegos en línea han estado erosionando constantemente la relevancia de los videojuegos durante años. Sin embargo, el coronavirus parece ser una especie de punto de inflexión, y aunque aquellos que conocen bien la geografía de Ikebukuro podrían señalar que todavía hay una sala de videojuegos de Sega a una manzana de Silk Hat, a esa cadena tampoco le va muy bien hoy en día, así que si quieres ver uno de los centros de juegos de varios pisos de Japón, probablemente sea mejor no posponerlo más de lo necesario.


63 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo