GIVE MY REGARDS TO BLACK JACK: LA REALIDAD DE UN MÉDICO EN JAPÓN

Como si Hataraku Saibou (Cells at Work!) no fuera lo suficientemente persuasiva para reflexionar sobre la salud, Give my regards to Black Jack es un manga que nos invita a reflexionar no solo sobre el cuidado de nuestro hermoso y otaku cuerpecito, sino también nos invita a reflexionar sobre la realidad del sistema de salud de uno de los países que es considerado como uno de los más avanzados y evolucionados a nivel mundial: Japón.



La historia se centra en Eijiro Saito (si, exacto, como Eijiro de Boku no Hero Academy), un residente, o practicante médico, del Hospital Universitario de Eiroku, que es una de las instituciones más prestigiosas en el campo de la medicina de Japón, considerada la mejor, la crème de la crème, donde se encuentra la élite y se forma a los mejores médicos del país… o al menos así es, hasta que lo golpea la realidad.


Desde el primer tomo, el lector es sumergido en una serie de sucesos que van desde una tormentosa guardia nocturna hasta controversial operación a un hombre de 75 años, y una discusión sobre la autorización de una operación del corazón, situaciones que someten al protagonista en un constante dilema.


Eijiro experimentará en carne propia todas las peculiaridades del sistema de salud japonés y como es la realidad que un doctor tiene que enfrentar, adaptarse a las reglas del juego del sistema y, aun con la formación e instrucción que se le da a la élite, debe aprender a sobrevivir con un salario de 38,000 yenes (6,850 pesos) al mes.


Por cortesía de MangaLine, y con diseño exclusivo para México, ¿qué significa ser médico? es la principal disyuntiva a la que nos enfrentamos en esta increíble historia.

20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo